Radio El Faro


 
ÍndiceÍndice  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Sentimientos (fragmento)

Ir abajo 
AutorMensaje
unocualquiera
Marinero
Marinero



MensajeTema: Sentimientos (fragmento)   Vie Mayo 08, 2009 10:06 pm

Angeles, sentada frente al famoso árbol de la plaza Gomila de Palma de Mallorca y fumando cigarrillos de manera ininterrumpida repasaba pasajes de su vida, casi todos desagradables a excepción de conocer a Marta y a su tío Alberto.

El recuerdo de Alberto la trasladaba al inicio de su pubertad, a aquella vivienda inmunda donde convivía con su padre ludópata, y borracho la mayoría de los días, con sus dos hermanos mayores que ella, cachorros con instintos bajos y con su madre, mujer débil que también ahogaba sus penas en el alcohol mientras aguantaba estoicamente algún que otro golpe del marido e hijos esperando de manera ilusa que la situación cambiara.

El espacio donde vivían no era demasiado amplio, la intimidad no existía y las formas de Angeles comenzaban a cambiar dejando de ser una mocosa sucia que la mayoría de las veces molestaba a padres y hermanos para convertirse en oscuro deseo sexual para aquellas tres bestias. A veces aún lloraba al recordar la brusquedad de su padre y hermanos al violarla uno tras otro, aún lloraba al recordar el temor que sentía ante las amenazas de muerte si era capaz de decir algo…y aún sentía asco hacia todos los hombres por aquel hecho.

No recordaba…no quería recordar cuanto tiempo duró aquella situación, cuantas veces pidió ayuda a su madre y como su madre le decía que las cosas eran así, que debía aguantarlo como hacía ella. Tampoco recordaba como tuvo valor para huir de aquel horror y echarse a la calle a vagabundear, siempre temerosa de que la encontraran…

Sí recordaba en cambio a su amiga Rocío y a su madre mientras le daban cobijo en aquella casa que siendo como la suya, medio derruida, con manchas de humedad en las paredes, con un tubo apuntalando una parte del techo, que sin tener ninguna comodidad, a ella le pareció un palacio por la tranquilidad con la que vivía…y aún más…con la que dormía.

Recordaba como encontró trabajo de asistenta de una señora de mediana edad amiga de la madre de Rocío, y como una cosa lejana el hecho de recibir solamente buenas palabras de aquella señora…buenas palabras que se acompañaban casi siempre con una caricia en forma de beso en las mejillas que a Angeles le parecían la forma más sublime de demostrar amistad, cariño y que ella solía devolver gustosamente como forma de agradecimiento.

Un día, aquella señora la llamó desde el baño donde tomaba una ducha y con la misma amabilidad de siempre le pidió por favor si podía enjabonarle la espalda porque ella tenía dificultades para lavarse toda completamente a lo que Angeles no se opuso, y de manera trémula, nerviosa, deslizaba el gel sobre la espalda y los glúteos de la señora que agradecida le comentaba mientras se secaba los pechos despacio, que cuando Angeles necesitara su ayuda para el baño no tendría inconveniente en prestársela.

Los días siguientes, Angeles pensaba cuando estaba en el baño que era cómodo que alguien te enjabonara la espalda aunque era incapaz de decírselo a su señora. Solo pensarlo le hacía ruborizarse de vergüenza y como a veces las casualidades..o no, hacen que sucedan las cosas, una tarde que estaba en el baño, cansada por las muchas tareas diarias, con los ojos entornados, respirando y gozando de aquella paz, la señora pidió permiso para entrar y ayudarle porque creía que el día había sido muy duro.

Angeles se dejó llevar…las manos enjabonadas de la señora subían a su cuello de manera suave, delicada, recorrían su espalda sin prisa, subiendo y bajando, el jabón hacía resbalar sus manos por los glúteos y la sensación de bienestar iba apoderándose de Angeles únicamente acostumbrada a la barbarie más zafia, por lo que al notar aquella mano suave en su entrepierna no pudo hacer otra cosa que abandonarse…dejar hacer.

Angeles encendió un nuevo cigarrillo mientras jugaba con el teléfono móvil y las volutas de humo la llevaron de nuevo a aquellos recuerdos, al momento de descubrir que su cuerpo gozaba, tal vez de manera antinatural llegó a pensar, pero gozaba y a partir de ese momento buscó de manera alocada la ternura en las mujeres que estaba convencida no encontraría nunca en los hombres.

Pasó por distintos amores, seguramente ella se enamoraba y las otras chicas solamente la veían como un objeto sexual, precioso objeto además puesto que no era demasiado habitual encontrar en aquel mundo a alguien tan joven…ni tan bella...y así fue hasta que encontró a Marta y supo que era a ella a quien esperaba.

Al pensar en Marta, una fina lluvia inundaba sus ojos y la tristeza se apoderaba de ella preguntándose porqué era el mundo tan injusto con ella, preguntándose una vez más porqué Marta la había abandonado, porqué había hecho su último viaje sin ella y porqué tío Alberto era tan injusto también que no era capaz de perdonarla por haberlo echado de casa.

Se acabó el cigarrillo, se secó los ojos, se puso las gafas de sol y comenzó a caminar al mismo tiempo que de manera estridente sonó el teléfono…era tío Alberto…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Intuicion_
Marinero
Marinero
avatar


MensajeTema: Re: Sentimientos (fragmento)   Vie Mayo 15, 2009 10:04 pm

Estremecedor. Me deja un halo de tristeza . Prefiero sonrisas en la boca. Me permites poner una sonrisa en tu boca?

Te dejo la letra de una hermosa canción, me gusta muchísimo. Después de leerla, dale al link que hay debajo, dos clik, y podrás oirla.


Dame lo que esconde tu mirada
y te doy el lado izquierdo de mi pecho
dame lo que se te de la gana
a tus pies el mundo entero por un beso.

Te regalo toda la luz de la luna
mi pasado, mi fortuna, mi futuro, mi razón....
ésta noche no la cambio por ninguna
si ésta vida es solo una....contigo sabe mejor.

Dame el universo de tu cama
y te doy mi vida entera y mucho más
dame alguna de tus madrugadas
y te doy mi corazón...por la mitad.

Te regalo toda la luz de la luna,
mi pasado, mi fortuna, mi futuro, mi razón...
ésta noche no la cambio por ninguna
si ésta vida es solo una...contigo sabe mejor.

dame una esperanza
dame noches que no acaban
un beso robado
un pecado
una canción...
y ..no digas nada
se mi luz de madrugada,
mis latidos
mis sentidos...
mi respiración....




https://www.youtube.com/watch?v=kn6xxXDvyQA


Un beso sunny
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
unocualquiera
Marinero
Marinero



MensajeTema: tú pones alegría y yo tristeza...o vida.   Dom Mayo 17, 2009 8:23 pm

tal vez te ayude a comprender a Angeles el saber la forma en como se conocieron ella y Marta, y por qué la echaba de menos...fué así:

En algún lugar de Valencia, lentamente se alejaba el Sol de la piscina del cuidado chalet y lentamente también, Marta salía de ella después de una hora de nadar sin descanso. Como siempre…no llevaba bañador y el agua resbalaba de manera caprichosa por su cabello, por sus pechos, por su espalda al compás de sus pasos…tan firmes como cadenciosos.

Ligeramente pasó una toalla por su cuerpo para secarse la piel y de manera despreocupada se puso unas braguitas de color rosa palo que contrastaban con su cuerpo moreno de mujer en sazón a sus treinta y dos años recién cumplidos.

Mientras encendía un cigarrillo creyó distinguir unos anteojos que la espiaban desde una urbanización colindante como otras veces y no hizo demasiado caso…pobrecillo pensó, mientras cogía el móvil por si tenía alguna llamada importante quedándose muy sorprendida al comprobar que tenía nueve llamadas perdidas y otros tantos mensajes de voz.

Era un número desconocido que evidentemente se había confundido y fue mucho más evidente cuando escuchó uno de los mensajes que decía algo así como…hola Rosa, lamento haberme enfadado contigo, lamento mis celos y te prometo que no volverá a suceder…te quiero como siempre…Ángeles.

Marta quedó pensativa al escucharlo, sorprendida también de que alguien que por la voz parecía tan joven tuviera tan clara su opción sexual y como en un juego, un mensaje a aquel teléfono a los dos días, dio como resultado una llamada de Ángeles que lógicamente Marta no atendió…después, al recibir un nuevo mensaje de Ángeles preguntando quien era y que deseaba, Marta contestó con otro mensaje pidiendo disculpas por no haberlo cogido… porque era muda…y continuaron los mensajes, casi como un juego, como suelen comenzar muchas cosas…como un juego.

Mallorca no estaba lejos de Valencia y tras un tiempo de mensajes por el móvil se vieron, se besaron, se amaron y Marta pudo contarle con ayuda de una libreta más detalles de cómo había perdido la voz cuando unos amigos le gastaron una broma mientras hacía puenting… le pusieron la cuerda más larga de lo normal, se quedó a un metro del suelo, se asustó mientras caía y perdió la voz.

Según los doctores solamente sufría un shock y creían que con otra impresión fuerte podía recuperar la voz…por eso, Marta decía a su amada que un día se atrevería a buscar aquella sensación peligrosa que le devolviera la voz para poder contarle como su padre, un arcaico militar y su madre, una rancia Condesa la invitaron a abandonar la casa paterna por su condición sexual diferente... y también poderle decir al oído de manera suave, de manera dulce…te quiero.

Aquel día no estaba muy lejos…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Intuicion_
Marinero
Marinero
avatar


MensajeTema: Re: Sentimientos (fragmento)   Dom Mayo 17, 2009 8:33 pm

Vaya...mi querido desconocido, me dejas hoy muchooo más...sosegada y con ganas de seguir leyendo el final, no lejano que les depara.

Me gustaría intercalar un relatillo....con otros personaje perooo, acorde con éste último fragmento. Es un relatillo al que le tengo un cariño especial...disfrútalo:

CARLOTA

Esperaba a mi amiga Carlota, sentada en la hierba de aquel hermoso jardín.
No era la primera vez que quedábamos, para tomar un café y hablar de nuestras cosas.

Llegó puntual, como siempre. Venía vestida de blanco, con un traje ibicenco que dejaba entrever su espectacular cuerpo. Sin sujetador....su pecho tintineaba al acercarse para darme un beso por saludo.

Carlota es una mujer especial. Alta, con voluptuosas curvas, un pelo negro largo, que zarandeaba con una gracia especial, sus labios.....mummmm...muy comestibles y apetitosos, y sus manos..especiales y habilidosas. Realmente, muy atractiva.

Amigas desde no hacía mucho......se prestaba su amistad a entablar conversaciones poco usuales y atrevidas. Se denominada “Bi”...y era de fácil conversación.

Mientras deshojábamos las rosas caídas, mordíamos su terciopelo interno, y sofocábamos racimos de tiernos alhelíes.

Tomábamos el café a sorbos lentos, mientras hablábamos de nuestros quereres. Poco a poco, el tema se volvió exclusivo. Todo era mirarnos, y empaparnos la una de la otra. Carlota se acercó a mí, de manera brusca, sin pudor. Yo quería que lo hiciera y ella sabía de mi anhelo. Mi pudor....no fue excusa esta vez.

Jugábamos como las hadas en los cuentos, y al igual que los ángeles, teníamos rostro de doncellas con deseos inconfesables.
Sus pezones, generosos pezones...elevaban la tela de su traje blanco, y vaporoso..que estaba subido a la altura de los muslos casi. Su cabello...diosss olía a hierbabuena y azahar.

Y flotaba la luz como en los relatos imposibles, más allá de mi jardín no existía ninguno de los mundos. Rosas bullían dentro de mi vientre, dulces punzadas, la irresistible sed del labio seco.

Y en el juego introdujo su mano desabrochando mi escote, indagando maliciosamente entre mi axila y el pecho que se apresuro a saborear. Algo desconocido punzó mi vientre, y en un gesto involuntario cerré mis piernas, que Carlota con su hábil mano separó para deslizarla lentamente.....hacia arriba.

Múltiples sonidos inundaron el jardín., sabrosísimas vulvas llamaban en un vaivén de humedad. Sus múltiples mensajes por mi piel persistiendo, ciegos a su insistencia y ahogados mis gemidos, mi cuerpo era sacudido y vibraba de deseo.

Día tras día te atribuía todo lo hermoso que encontré, pero nada igualó a tu luz inmensa que desprendías al quitarte tu vestido dejándolo caer en un gesto de deseo.

Desechas mis trenzas por sus hábiles manos, me entregué a los furores de mi sangre. Sus ojos fornicaban por mi espalda y me hacía arquearme una y otra vez. Me tomó.

Asió mis caderas y me las levantó hacia sí, para en un gesto brusco beber de mi cueva sin dejar nada. Puras ingles, sudor que precede al espasmo, cuerpo entreabierto, y su cara enteramente comiendo de mi rajita hinchada y deseosa.

Mi niña, mi amor....no desesperes, decía, aquí llegó quien morderá estos bulbosos labios, y tras hacerme gemir y ponerme tensa....llegó el espasmo largo, intenso, uffff....pecaminoso.

Tras encogerme entera.....subió arrastrándose hasta mi ombligo y hundió su lengua haciéndome gemir suavemente. Estaba extasiada, casi inmóvil. Y ensalivó mis ojos, mi cara, mi boca, subiendo mis brazos y entrelazando sus manos con las mías, para quedar inmóvil sobre mi pecho, que le pedía más.

El más encantador momento de la tarde, tras el anaranjado visillo del sol poniente.......despertar y darme cuenta que aquel maravilloso sueño, podría repetirlo siempre que quisiera. Me sonrojé al ver que durante el sueño, mis piernas se habían descruzado y mi mano había recorrido mi vagina en un vaivén vertiginoso. Ha sido la mejor de mis siestas.


Inán.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
unocualquiera
Marinero
Marinero



MensajeTema: como diría la canción...bella estampa.   Mar Mayo 19, 2009 12:35 am

No hay demasiadas cosas que exciten más la imaginación, al menos en el género masculino que la belleza de dos cuerpos femeninos fundidos en un abrazo amoroso.

Tu relato nos acerca a esa postal en un perfecto maridaje entre el erotismo y el arte, en un curioso relato que tiene en mi opinión lo mejor de cualquier relato…el final.

Leyéndolo compruebo que estaba equivocado… y que por no hacerla nunca… desconocía los beneficios de la siesta.

Suena Graceland, que también es para soñar.

Un beso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
unocualquiera
Marinero
Marinero



MensajeTema: Re: Sentimientos (fragmento)   Mar Jun 09, 2009 12:04 am

No, realmente aquel día no estaba muy lejos...

A mediodía de cualquiera de los días de Agosto en València, el calor casi derrite el aglomerado de las carreteras y sin embargo, Marta tendida en el suelo creía percibir un frío gélido que no la dejaba pensar...que le impedía moverse.

Se preguntó que hacía allí, en aquella posición tan incómoda y extraña, sin poder hacer otra cosa que mirar aquellas luces destellantes que de forma intermitente iluminaban de manera fantasmagórica a personas con unos extraños trajes de color amarillo que venían hacia ella, y parecían preocupados por sus constantes gritos, gritos que no lograba descifrar.

Respondió… o creyó responder a aquel señor de barba blanca que cogía su mano, le preguntaba algo y al responder se sorprendió de escuchar su propia voz que sonaba diferente a como la había escuchado la última vez...ya hacía casi cinco largos años, cuando era una prometedora abogada en ejercicio.

Ajena al tumulto de su alrededor, Marta sonreía mientras lentamente cerraba los ojos y recordaba los últimos segundos de aquel atardecer... ella conduciendo su moto por la Autopista en dirección contraría sin poder... o tal vez sin querer evitar el camión de gran tonelaje que venía a gran velocidad por su vía...de manera correcta.

Marta ahora ya no tenía frío, era ajena a los murmullos de su entorno y tampoco escuchaba ya a aquel señor de barba blanca que trataba de animarla sin dejar de apretar su mano y una lágrima resbalaba por sus ojos, mientras los médicos intentaban remediar lo que era ya irremediable.

Casi sin fuerzas, sus últimas palabras fueron para Angeles, para decir adios amor, perdóname por ser cobarde y huir, perdóname por dejarte sola pero debía intentarlo para poderte decir...te quiero...confío en tío Alberto que tiene instrucciones para ponerse en contacto contigo, por si.....

Un mes más tarde, tío Alberto de pie ante la banda que trasportaba las maletas del Aeropuerto de Son Moix se preguntaba que hacía allí, porqué no se daba la vuelta sin conocer a aquella niña que no le importaba nada y a la cual responsabilizaba de lo ocurrido a Marta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Sentimientos (fragmento)   

Volver arriba Ir abajo
 
Sentimientos (fragmento)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» vomitando sentimientos
» “PASIONES Y SENTIMIENTOS DESATADOS “(JOE Y TU)-HOT-
» CATA ORQUESTAL TERCERA SINFONÍA
» Vidas diferentes, Sentimientos Parecidos (L)
» MI NOVELA DE JOICK

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Radio El Faro :: LA CANTINA DE RADIO EL FARO :: Rincón de Poemas y Relatos-
Cambiar a: